Historia de Omar Ángel Coca, cohorte 2014
por: Camila Cristancho 

Omar está en el lugar que quiere y donde siente que debe estar. La experiencia de hacer parte de Enseña por Colombia le ha significado toda una aventura que le ha dado la posibilidad de aprender sobre una nueva cultura y  conocer una maravillosa región como lo es el Urabá Antioqueño; tierra cargada de muchas historias y sobre todo lejana de lo que él conocía hasta el momento. San Pedro de Urabá cumplía con todas sus expectativas y deseos, pues desde que entró a Enseña quiso precisamente ir a un lugar como ese. Sobre San Pedro no sabía mucho ni quiso averiguar, prefirió dejarse sorprender.

La enseñanza no era algo muy cercano para él, lo más parecido que había hecho era ayudar a algunos compañeros de su colegio. Esto empezó por motivación de su mamá, ella siempre le enseñó que ayudar a los demás era bueno y más si se tienen todas las capacidades para hacerlo. Los primeros días enfrentándose al hecho de ser profesor lo asumió tranquilamente. El primer curso con el que trabajó fue un tercero, con los que compartió una semana completa durante Instituto y descubrió que se sentía más cómodo en el trabajo con niños de primaria. Al llegar a su colegio en la vereda Los Almendros todo fue diferente. A él le indicaron que solo trabajaría con los cursos de bachillerato en las materias de Inglés y Artes; Omar no estaba del todo satisfecho con esto y decidió entonces hablar con el rector y pedirle que le permitiera trabajar también Inglés con toda la primaria, pues encuentra especialmente en los niños pequeños actitudes que favorecen su aprendizaje del Inglés. La primera impresión que la mayoría de los niños tienen del Inglés es de algo que da miedo, para lo que no son buenos y que ni siquiera intentan; por esto, su reto fue convertir el Inglés en algo amable,  de mucha utilidad para sus vidas. Fue así como Omar se ha apropiado de  herramientas como la música y juegos tradicionales para lograrlo, por ejemplo; Three little monkeys jumping in the bed… es la nueva versión de la canción para jugar piojito de papel y el English Day han tenido muy buenos resultados donde los chicos realmente lo disfrutan y aprenden.

Los espacios de la clase de Artes los siente especiales y los ha compartido con profesores de otras materias como Español. Junto a la profesora de esta materia, por ejemplo, trabajó en actividad de escritura e ilustración de cuentos,  que fueron sorprendentes y les permitió descubrir el talento de muchos chicos. Recuerda especialmente a Dinis: ella tiene una sensibilidad artística genial, en palabra de Omar: «su cuento trata sobre un profesor que le tenía miedo a la noche y la noche era una señora vieja y arrugada». Para ilustrar esto solo uso una corbata roja, sencillamente porque era la corbata del profesor. «Dinis tiene unos niveles de abstracción muy originales para su edad, algo que se debe seguir cultivando en ella y con lo que su profesor está comprometido» dice Omar.

En su labor como profesor Omar no evalúa saberes sino habilidades. Para él es mucho más importante motivarlos, enseñarles que no deben hacer algo por que deben, sino porque quieren y están convencidos, porque es importante abrirse a nuevas oportunidades y ver las cosas desde diferentes perspectivas. Omar quiere que sus niños aprendan a ser felices, sus aprendizajes no habría podido ser los mismos  en otro lugar, disfrutó al máximo enseñar a pesar de que es un camino con frustraciones y por esto mismo cree que sus últimos dos años no se han tratado de enseñar por Colombia sino de Aprender por Colombia.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *