Por: Bryann Avendaño

Colombia ha tenido una deuda en educación en ciencias desde hace muchotiempo, no sólo porque hasta ahora se está empezando a hablar con fuerza en el país de educación STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés), sino porque hace tan sólo poco se actualizó y reconfiguró la política pública de ciencia, tecnología e innovación que gobernará a la nación 2015-2025 (DNP-CONPES, 2015).

Por lo tanto, el pasado 7 y 8 de Marzo, se realizó un evento de relevancia nacional, se trató del primer Diálogo de política sobre educación STEM en Colombia: Educación para el futuro. Un evento organizado por el Consejo Británico con la colaboración del parque explora de Medellín, como lugar de encuentro y entidades estructurantes nacionales como el SENA, la Universidad de los Andes-con el Programa Pequeños Científicos, Parque Científico de Innovación Social de UNIMINUTO y la Universidad Jorge Tadeo Lozano, entre otros.

En el evento participaron entidades internacionales de Reino Unido, Estados Unidos y Francia, la OEA y muchas entidades nacionales -con gran sorpresa, era una lista grande- que tienen impacto directo en la configuración de la educación STEM y están haciendo, desde hace mucho tiempo, pequeñas y locales actividades que enmarcan este impacto de la ciencia y la tecnología en la sociedad. Entre las cuales se rescata: la apropiación pública de la ciencia y el fortalecimiento de una cultura científica y tecnológica en el país, con miras a incrementar el número de personas que dedican profesión y vocación al mejoramiento de la calidad de vida de la sociedad a través de la ciencia y en general, que trabajan en las áreas STEM.

Entre tanto, museos de ciencia, programas de Ciencia y tecnología para niños y jóvenes, entidades de educación formal e informal, empresas público-privadas, organizaciones de la sociedad civil, como la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia ACAC, ministerios de educación y tecnologías de la información (TIC), enfatizaron sobre el salto que tiene que dar el país en materia de educación y la importancia de aunar esfuerzos para que la misión a 2025 de “Colombia la más educada”, tenga la calidad competitiva que la región exige en materia de una economía del conocimiento que es hoy, prioridad mundial. El espacio fue también una muestra de la necesidad de dar a conocer a los científicos que están transformando el país, mostrar el potencial de Colombia como un nicho para la innovación y rescatar acciones que en el día a día de miles de investigadores, docentes, niños y jóvenes en el aula de clase, quienes son el tesoro que hospeda la educación en la transformación social para un país preparado para los retos globales.

Por otro lado, la presencia de un profesional de Enseña Por Colombia (ECO) en el evento, invitado por el Consejo Británico como asistente, abre muchas oportunidades para que la organización pueda dar continuidad al impacto social que está fomentando desde las aulas de clase. Esto es importante para que, como líderes, los ECOS emprendan la ardua tarea de ser agentes de cambio en el sistema educativo, potencien prácticas y metodologías que logren impactar la motivación por la ciencia y la tecnología, de niños y jóvenes que tal vez, no se imaginan una Colombia volcada a la economía del conocimiento. Sin embargo, resulta titánico pensar la gran tarea que queda por hacer, se requiere más personas que crean que sí es posible mejorar la calidad de la educación de un país que sufre una silenciosa guerra y un abandono rural, vil muestra de la carencia de acciones frente al olvido que ha condenado el espíritu de miles de niños y jóvenes en esta nación.

Por lo pronto, continuaremos impactando el aula de clase, respondiendo a la urgencia de llevar de forma diferente y motivadora, la ciencia y la tecnología a los niños a través de clases de física divertidas, retadoras clases de química llenas de sorprendentes enlaces con la cotidianidad, uso de la tecnología para para acercar a los niños a la era de la información y por supuesto, clases de Biología potenciadoras de habilidades científicas, a veces innatas, como la curiosidad y la indagación. Que sin materiales, ni mayores complejidades de infraestructura, pueden impactar a través del descubrimiento de la ciencia en lo cotidiano. Por supuesto, con la tarea simultánea de formar ciudadanos capaces de afrontar retos con inteligencia emocional, promoviendo una cultura de paz verdaderamente interiorizada en medio del conflicto del país.

Entre tanto, la reflexión sobre la política pública de educación STEM en el país, debe ser un prisma que amplíe el espectro de acción desde las aulas de clase, pero también desde los escritorios de ministerios, COLCIENCIAS y otras entidades que manejan recursos para ciencia y tecnología. Para que motivados por un sueño de ser la más educada, respondamos con acciones sobre las necesidades de miles de niños y niñas de tener una educación de calidad, trazada por el acompañamiento de profesores capacitados, acompañamiento de una comunidad educativa incluyente con padres de familia y un abanico de posibilidades que no tengan como límite, las fronteras mismas que traza la geografía del país.

Finalmente, en Latinoamérica, existe una gran crítica que resume Andrés Oppenheimer, el próximo Messi o el próximo James y eso es un problema, porque si tú tienes 10 millones de niños en tu país que quieren ser la próxima estrella del fútbol, no tienes 10 millones de niños que quieren ser premio nobel de Física y difícilmente vas a generar en tu país un premio nobel de Física». Así las cosas, dejo la invitación de pensarnos la educación en pleno siglo XXI, en la era de la información; como la oportunidad de potenciar lo que creemos es el motor de desarrollo de un país: La ciencia. Como dijo el gran Físico Richard Feynman pionero en hacer de la ciencia, algo deleitante y cautivadora para niños y jóvenes: “Es bien curioso, pero en las pocas ocasiones en que he sido requerido para tocar el bongo en público, al presentador nunca se le ocurrió mencionar que también me dedico a la física teórica. Pienso que esto puede deberse a que respetamos más las artes que las ciencias».

Evento STEM educación para el futuro
Fotografía del evento STEM: educación para el futuro
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *