ECOS DE PAZ USAID, OIM Y Enseña por Colombia

«La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.» Nelson Mandela

Inicio con esta frase porque me inspira, desde joven soñé con cambiar el mundo y para mi, Nelson Mandela fue, es y será un gran referente. Sin embargo, siempre me preguntaba ¿cómo puedo hacerlo?  

Estoy seguro que la educación es la mejor respuesta, pero no cualquier tipo de educación, sino esa que va desde lo inclusivo, diverso, espontáneo, creativo y particular. 

En octubre del 2018 empecé una maravillosa experiencia como Eco (profesor) de castellano con Enseña por Colombia en Tumaco, trabajo en la Institución Educativa Llorente, la más grande del pueblo, y soy parte del programa «Ecos de paz» desarrollado por en el marco del programa Inclusión para la Paz de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), implementado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y por Enseña por Colombia. 

Aquí tengo la oportunidad de trabajar con otros Ecos y con docentes de la región aportando al cumplimiento del objetivo del programa: desarrollar las competencias básicas y socioemocionales de estudiantes afrocolombianos e indígenas en los municipios de Tumaco, Ricaurte, Barbacoas y Cartagena. 

Como profesor he tenido la oportunidad de trabajar y aprender de mis estudiantes y la comunidad; indígenas, afrocolombianos y mestizos. He logrado reconocerme en un entorno diferente al de mi origen y hasta ahora he procurado generar un espacio de  cambio dentro de la institución, mostrando motivación y ganas de aportar, aprender y enseñar en este hermoso lugar.

_______________________________________________________________________

ECOS DE PAZ USAID, OIM Y Enseña por Colombia

Con el modelo de formación de Enseña por Colombia estoy mejorando cada día, entrego el 100% de mis capacidades al trabajo con mis estudiantes, he logrado generar un espacio de respeto, tolerancia y aceptación con espacios de sana convivencia. También he aprendido algunas palabras y expresiones típicas de la región; la comida, los comportamientos y lo más importante, todo me lo han ensañado los estudiantes.

Siento que puedo realizar un excelente trabajo desde el ejemplo y estoy seguro que vamos por el camino correcto, ha sido difícil en ocasiones, pero estamos generando un impacto positivo en los estudiantes y transformando sus realidades para que puedan desarrollar su máximo potencial. 

Han pasado seis meses y al reflexionar entiendo que aún falta mucho trabajo por hacer, pero esta experiencia se ha convertido en la más hermosa y retadora de mi vida. Sé que con fe y amor por la educación lograré seguir adelante. Doy gracias a USAID, OIM Colombia y a Enseña por Colombia por emprender estos importantes proyectos, que son fundamentales dentro de un contexto que lo pide con urgencia.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *