Experiencias con la Red Teach For All

Sentirse en casa lejos de casa  

KatmandúNepal. Conferencia global Teach for All.  

Hay algo acerca de las personas que se unen por una causa, es esa sinergia, esa que te revive a pesar de las largas horas que viajaste solo para llegar a una conferencia.

Experiencias con la Red Teach For All
Pablo Pedraza 
Alumni Cohorte 2016

El año pasado tuve la oportunidad de asistir a la conferencia global de Teach for All en Katmandú, Nepal con 400 educadores y activistas del sector educativo de todo el mundo, durante tres días para aprender y compartir. El tema: La Comunidad en el centro.

Un viaje de un día y medio desde Bogotá a Katmandú para compartir con integrantes de la red fue la oportunidad perfecta para poner en el centro de la discusión y de las acciones a las comunidades con las que trabajamos. Lo primero que pude notar fue que, a pesar de la distancia que separa a Nepal de Colombia, la realidad que experimentan los estudiantes de las zonas rurales no es tan distante.

En un viaje de cuatro horas en camioneta desde Katmandú a Melamchi, un municipio en el distrito de Sindhupalchok en la zona de Bagmati, descubrí que  muchos estudiantes, al igual que en Colombia, deben caminar dos horas para llegar a sus colegios, cuyas instalaciones no son las más adecuadas para propiciar un espacio de aprendizaje, esto debido a que en el año 2015 un terremoto de 7,9 grados en la escala Richter sacudió el país. Como consecuencia aún hay un sinfín de estructuras caídas y se respira un aire cargado de polvo que hace que las personas escupan constantemente en la calle.

Experiencias con la Red Teach For All
Experiencias con la Red Teach For All
Experiencias con la Red Teach For All

Retomando las similitudes de los contextos, las niñas en Nepal también luchan contra la estructura patriarcal, que las relega a actividades de cuidado en la casa y al matrimonio a temprana edad; una amenaza para terminar sus estudios y acceder a educación universitaria. En Nepal las universidades solo están en Katmandú, así que las oportunidades son realmente escasas para las poblaciones rurales. Mi experiencia como Eco en San Pedro de Urabá estuvo acompañada de esas características, por eso era como estar lejos pero a la vez sentirme en casa.

Sin embargo, tuve la oportunidad de hablar con estudiantes y padres de familia y eso siempre iluminará el camino. Entendí que ellos reconocen la labor que hacen los participantes del programa, conocí el progreso positivo de los colegios que cuentan con profesores de la red, escuché a padres de familia y descubrí el esfuerzo que hacen para que sus hijos logren terminar sus estudios, vi una gran cantidad de personas creyendo en la educación. Me sentí en casa a pesar de las grandes diferencias culturales que existen a kilómetros de mi país.

Es claro que aún hay mucho por hacer, pero participar en un evento de la red me dio la posibilidad de reconocer el esfuerzo compartido de un gran número de personas que creemos en la educación como un motor de cambio en la sociedad, entendí que hoy hay muchas personas en el mundo trabajando para lograr oportunidades equitativas en las zonas rurales y trabajando para que las comunidades sean el centro de nuestras acciones.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *