EXPERIENCIAS DE LA RED – ISRAEL

Reality Revolve

Israel 14 al 21 de julio

Apartadó – Bogotá – Madrid – Tel Aviv. 14 horas de vuelo para llegar a Israel, a vivir Reality Revolve Experience, 10 días para reflexionar sobre qué significa ser líder en un mundo complejo y cambiante; desde un escenario tan histórico, diverso y álgido como lo es Israel.

Seríamos 50 miembros de varios países de la red Teach for All: México, Rumania, España, Argentina, Perú, Estados Unidos, Ghana y Colombia. Viajamos cuatro colombianos: Carlos Ortegón y Daniel Agudelo que son Alumni, y Bibiana Garzón y yo, Nathalia Ramos, que estamos a mitad de nuestro segundo año como Ecos. Carlos terminó el programa el año pasado, enseñó en Barú y Montería, Daniel terminó en el 2013, después haber enseñado en un colegio rural de Chigorodó.

EXPERIENCIAS DE LA RED – ISRAEL
Natalia Ramos
Eco Segundo Año

Representación de Colombia

Madrid – Tel Aviv, silla L51. Ojalá me toque con alguien que hable hebreo a ver si no llego tan cruda, pensé. No fue una persona, fueron cinco; Ofer y su familia. Ella tiene 17 años y está por empezar su último año de bachillerato. Me enseñó algunas expresiones básicas en hebreo y conversamos de su colegio, sus gustos y su país.

Le pregunté, — ¿qué quieres ser cuando seas grande?, porque por ahí dicen que uno conoce a las personas cuando conoce sus sueños. Ella respondió haciendo el gesto de una pistola —I want to shoot the arabs (quiero matar a los árabes).  Lo dijo con tanta naturalidad, como si alguien en Colombia dijera que quiere estudiar administración de empresas. Sentí un vacío en el estómago e intenté continuar la conversación buscando entender sin juzgarla. Me cuenta que vive en Ascalón, una ciudad al sur de Israel ubicada a 20 kilómetros de Gaza. —Desde que suena la alarma anunciando que va a caer un misil, tenemos de 10 a 15 segundos para refugiarnos, lo he hecho más de 100 veces este año. Lo único que podría hacer por mi país, es hacer lo que han hecho todos en nuestra familia; defender el territorio y sacar a los árabes.

EXPERIENCIAS DE LA RED – ISRAEL

También me cuenta que el papá de su mejor amiga murió hace seis meses, en un enfrentamiento en la frontera, dejándola a ella y a su hermanito de cuatro años solos. Me mira y me dice que la mayoría del tiempo vive con miedo. Su papá es el gerente de la empresa que suministra gas en la ciudad, y su mamá -como yo- es profesora.

— ¿Y cómo son los profesores en tu colegio?

— En realidad los respetan muy poco. Mi mamá es muy paciente.

Yo pensaba que con la tradición de grandes pensadores que tienen los judíos, quizá los maestros eran una figura de mucho respeto.

Su hermanita menor, Or -que significa rayo de luz en hebreo- le heredó algo a su mamá con eso de ser profesora. Me enseñó, con muchísimo esfuerzo, los números del uno al diez, hasta se inventó un juego y me hizo quiz después. Sin que ella supiera inglés ni yo hebreo, nos entendimos. El juego es definitivamente el lenguaje universal. Sus ojos le hacían honor al nombre, parecían dos estrellitas.

EXPERIENCIAS DE LA RED – ISRAEL

Primer encuentro y ya tengo millones de preguntas, si sus clases no son las mejores, ¿cómo han hecho los israelitas para consolidarse como el país que es? ¿Este sentimiento de rechazo a los árabes lo sienten todos los israelitas?  Me despido de ellos y su país me da la bienvenida. Llegué a las 2 am, hora local. En unas horas nos encontraríamos con todo el grupo.

Reality en sus versiones anteriores invitaba principalmente a fellows de Estados Unidos, pero con el tiempo Latinoamérica y otros países han comenzado a tener más presencia en este encuentro.

Nos recibieron llevándonos a Neot Kedumin, un lugar que recrea los tiempos bíblicos y en el que nos pusieron nuestro primer reto: pastorear un grupo de ovejas y chivos de un punto a otro. Aunque el intento fue fallido, descubrimos que los chivos deben ir al frente, ellos solos halaban a las ovejas. Entendimos que debíamos pararnos al lado, acompañando el camino, o atrás, para no perder de vista a ninguno. Si te parabas en frente, ninguno se movía.  Aprendimos que para animarlos a moverse debemos empujarlos suave pero constante, hasta llegar a la meta.

The lord is our sheepherd (El señor es nuestro pastor). La Tierra que vio nacer y guiar al profeta que movió masas nos regala la primera gran lección: lead from behind, el líder moviliza desde atrás, nos repiten una y otra vez. Esta figura bíblica, sea uno creyente o no, es una gran forma de entender desde dónde hay que pararse para guiar a un grupo de personas. No se trata solo de ser un gran referente, ni de pararse al frente, sino de que cada quien encuentre el camino, y de estar atrás para verlo caminar y crecer.

EXPERIENCIAS DE LA RED – ISRAEL

Neot Kedumin

¿Cómo es el sistema educativo? Tuvimos varios encuentros con conferencistas para lograr tener un panorama general. Su sistema educativo es sumamente segregado. Hay colegios exclusivos para judíos ortodoxos, otros para judíos seculares, y sin duda, a nivel estatal, la voluntad ha sido poca para que árabes y palestinos se eduquen en un mismo lugar. Conocimos a Shai Moshe Pironn exministro de educación y miembro activo del Parlamento, quien a pesar de las brechas entre seculares y ortodoxos, fundó Tzohar, un proyecto para construir puentes entre las secciones más radicales del judaísmo.

Los verdaderos puentes en esta sociedad tan segmentada, se están construyendo a partir de iniciativas lideradas por la sociedad civil. Una de estas es Hand in Hand, conocimos el proyecto a través de dos mujeres, una madre palestina y una judía, miembro del equipo, quienes nos contaron lo que significa ser parte de una red de colegios en los que árabes y judíos crecen y aprenden juntos, en el mismo salón, aprendiendo ambos idiomas, intercambiando historias. Tienen siete colegios a lo largo de todo el territorio, buscan construir igualdad y comunidad entre dos pueblos que históricamente se han excluido y atacado.

Estas mujeres se conocieron a pesar de haber crecido con el peor imaginario del otro. ¿Cómo superaron esto y comenzaron a trabajar juntas? Un ejercicio aparentemente sencillo pero que requiere de valentía: conocer la historia que había detrás de cada una.

Si hubo una constante en este viaje, fue el storytelling; escuchar muchas historias de vida, y entender que contar nuestra historia personal y escuchar la del otro es una manera muy poderosa de construir puentes donde hay abismos. También conocimos Inclu, un programa que impulsa la inclusión de niños con capacidades especiales en los salones de clase. Su dueña, Adi Altshuler, es una mujer que trabajó muchos años para Google, fue diagnosticada con autismo cuando era niña, aunque trabajó para una de las compañías más reconocidas del mundo, su sueño es que más niños y niñas no tengan que lidiar con las barreras que ella enfrentó.

Pero las barreras no sólo existen entre palestinos e israelíes, la comunidad judía también está fragmentada. Conocimos, por medio de su fundadora, a Meitarim, un colegio judío pluri-religioso, que busca que sus estudiantes se eduquen en un entorno en el que conviven estudiantes de las diferentes secciones del judaísmo, para que así cada quien pueda construir su fe de manera auténtica y genuina.

Uno de los proyectos que más me impactó fue Meet, un programa de emprendimiento juvenil, binacional, que durante las vacaciones de verano, entrena a jóvenes palestinos e israelíes para que creen un start-up que solucione algún problema actual y relevante de su contexto. Visitamos el lugar en el que se lleva a cabo el proyecto y los estudiantes fueron quienes nos presentaron lo que estaban haciendo. Ellos reciben clase de voluntarios de MIT (Massachusetts Institute of Technology) que viajan todos los veranos a enseñarles sobre programación y desarrollo web. Pero no solo aprenden de esto, también de implementación de proyectos, comunicación, trabajo en equipo y sobre todo, no aprenden, construyen paz.

El día en que se gradúan del programa, en el auditorio se reúnen sus familias; papás y mamás palestinas e israelíes que sin haber vivido el proceso de tres años, celebran juntos la culminación del programa de sus hijos.  Dos naciones, dos mundos, millones de historias y heridas, pero un solo aplauso.

EXPERIENCIAS DE LA RED – ISRAEL

Visita a Meet. Uno de los grupos presentando su Start -up Gow, en su “oficina”.  Con su emprendimiento buscan desarrollar habilidades vocacionales en jóvenes en situación de riesgo psico-social en Jerusalén.

EXPERIENCIAS DE LA RED – ISRAEL

Etai Freedman, director de Desarrollo del programa. El costo anual de un estudiante es de 7,500USD.

La respuesta a las preguntas que me planteé en el avión comenzaron a aparecer, también se comenzaron a esclarecer los juicios y los mitos que tenía sobre el conflicto en oriente. Sobre todo, de aquella creencia que se escabulle fácilmente e indica que todos los israelitas quieren expulsar a los palestinos del territorio. No, no es tan así. Hay personas que están buscando tejer puentes.

Reality, tal y como lo dice su nombre, permite conocer otras realidades y perspectivas, que, aunque son particulares del contexto geopolítico de medio-oriente, dan luces para entender nuestra realidad, la colombiana, atravesada a su vez por tanta lucha y disputa. Porque si ellos lo están logrando, entre dos bandos que difieren hasta en su religión, por qué no vamos a lograrlo nosotros que tenemos el mismo Dios. Lastimosamente son más iniciativas de la sociedad civil que políticas de Estado, pero está pasando.

Los días transcurrieron entre conferencias con personas influyentes, conociendo proyectos de educación y salud que han logrado un impacto muy significativo. Recorrimos Tel Aviv, Jaffa y Jerusalén; visitamos lugares alucinantes como el Mar Muerto, el Cráter de Makhtesh, el mar de Galilea, el Kibbutz Ginosar y el desierto del Neguev. Comimos en lugares exquisitos, probamos la gastronomía judía-etíope. Nos recibió, cocinó y atendió el semillero de alta cocina de un colegio en Tel Aviv, el cual dirige un profesor convencido de que la gastronomía es un gran medio para desarrollar habilidades para la vida. Vivimos el Shabbat y visitamos el Museo en memoria del Holocausto, Yad Vashem.


Shabbat en Jerusalén

EXPERIENCIAS DE LA RED – ISRAEL

Cráter de Makhtesh

Israel es quizás uno de los territorios que más han destruido y reconstruido, ha sido invadido, gobernado y disputado por imperios y poderes distintos. Reflexionar sobre nuestro rol como líderes o educadores en un contexto tan complejo como este, es una gran oportunidad para comprender cuáles son los valores que deben impulsar nuestras acciones. Los judíos, a pesar de sus grandes misterios, comparten valores comunitarios que les han permitido seguir adelante en medio de la diferencia de los territorios aledaños, y sanar sus heridas para ser hoy una nación, que marca la parada en tecnología, desarrollo e innovación.

Hay un valor que los caracteriza, y es que sueñan en grande, no en vano a la salida del Centro de Paz e Innovación Shimon Peres, quien fue Nobel de Paz y dos veces Primer Ministro de Israel, hay un letrero enorme que dice: Dream Big.

EXPERIENCIAS DE LA RED – ISRAEL

Centro de Innovación y Paz Shimon Peres

Los judíos soñaron con tener su propio Estado y a un costo muy alto lo lograron. Es esclarecedor comprender que este sueño ha cambiado para algunos y que ahora dentro de Israel hay otros sueños de Estado, igual de grandes, pero incluyendo al otro, al diferente, al que dejaron a parte. Pero ¿cómo transformar el sueño de Ofer?, ¿cómo quitar sus miedos?, ¿cómo invitarla a conocer y a construir con el otro?, ¿cómo lograr que no sean solo iniciativas de la sociedad sino políticas de Estado?, ¿será que la paz no se trata de armonía sino, como hizo Jesús, de partir el pan, un pedazo para cada uno, tú aquí y yo allá?

Al inicio de este viaje nos advirtieron que si terminábamos con más preguntas que respuestas, habríamos hecho lo correcto. Porque la duda genera movimiento y perspectiva, y es ese en últimas el objetivo: que ampliemos nuestra manera de entender la realidad para encontrar nuevas maneras de liderar.  Después de todas las ciudades, las historias, los platos, las conexiones y el millón de reflexiones, Reality Revolve invita a una sola cosa: vivir el valor de Tikkun Olam, que en hebreo significa reparar el mundo. Y creo que antes de pensarse en los sueños y lo que vendrá después, es muy importante hacer un alto en el camino entender las heridas y sanar. Para que así no haya sueños grandes que anulen al otro, sino ganas de conectar para avanzar.

EXPERIENCIAS DE LA RED – ISRAEL
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *