Este año ha sido un año lleno de encuentros, de compromisos, de momentos y espacios en donde hemos tenido la oportunidad de compartir con otras comunidades, otros profesores y otras personas maravillosas, lo que hacemos cada día desde nuestros lugares para aportar a la mejora de la educación en Colombia. Todo aquello, con el fin de que un día todos los niños en el país tengan la oportunidad de recibir educación de calidad.

El 21 de mayo, Turbaco- Bolívar, espacio cálido y amigable, recibió a 30 Ecos de Barranquilla, Cartagena y Barú, para conocerse algunos y reencontrarse otros. Hablaron de su trabajo y cómo podían contribuir a mejorar la calidad educativa en la región, teniendo en cuenta sus recursos y el contexto de sus comunidades educativas. Terminamos felices y motivados, creyendo con más certeza que sí es posible. Nuestra alumni, María Angélica Alzate, nos contó su experiencia con la que aprendimos que, si estamos convencidos en el poder de la educación, el camino tendrá muchos retos, pero habrán grandes resultados.

Por otro lado, sembrar cinco semillas o iniciativas a nivel departamental en Unuma/Kakäkuaru (colectivamente), desde la convivencia escolar, desde los planes de estudio, los proyectos transversales y los proyectos educativos, desde la aplicación del diálogo de saberes como herramienta pedagógica en el aula, fue uno de los compromisos con los que nos fuimos todos los participantes del Segundo Encuentro de Ideas y Experiencias ExC: Educación Intercultural. Encuentro desarrollado entre el 23 y el 25 de junio en Cumaribo-Vichada, en el que nos reunimos docentes (Ecos y Ecos adoptivos), padres de familia, estudiantes, directivos, representante de la Secretaría de Educación (SEC), Enseña por Colombia (ExC) y talleristas invitados (de la Sociedad Colombiana de Etnobiología y del Centro de Estudios de la Orinoquía- Universidad de los Andes), a pensar qué significa para nosotros la educación intercultural, compartir lo que estamos sembrando en nuestras instituciones, en nuestras aulas y fuera de ellas, en relación a este tema, y definir acciones puntuales para potenciar las semillas que ya tenemos en cada lugar, contando con la participación activa de los diferentes miembros de la comunidad educativa. Cada delegación, la SEC y Enseña por Colombia, se despidió del encuentro con su katumare (tejido en el que se carga la yuca) lleno de semillas e ideas a implementar, para continuar fortaleciendo en este segundo semestre una educación que parta de los principios de interculturalidad definidos conjuntamente en este encuentro. Ideas que esperamos se institucionalicen en un futuro en lineamientos departamentales para garantizar una educación contextualizada que nos lleve a un desarrollo justo, sostenible y autónomo desde lo local.

Nuestro compromiso de seguir pensando en la educación y construir una visión conjunta con las comunidades de las regiones, es cada vez mayor.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *